¡Siguenos!
Contadores
web clocks reloj web
Contatore

Panzer V Panther

 

Hasta la invasión de la Unión Soviética, el PzKpfw era el tanque más pesado del ejército alemán y había dado un buen resultado. A primeros de octubre de 1941 entró en servicio el tanque soviético T-34 y el PzKpfw quedó totalmente caduco. El blindaje inclinado, la velocidad y el fácil manejo del T-34, provocó una fuerte reacción por parte del ejército alemán y empezaron a hacerse rápidamente nue­vos diseños.

En un primer momento y para ahorrar tiempo, se pensó en copiar directamente el T-34, aunque el orgullo nacional desaconsejó este proyecto, por lo que en los planos detallados del mes de enero de 1942 apenas se incorpora­ron algunos detalles del T-34.

 

Los diseños se propusieron en el mes de abril de 1942 y los primeros proto­tipos comenzaron a fabricarse en el mes de septiembre, tras escogerse el mode­lo   MAN para la fabricación en serie. Se hicieron, como siempre, múltiples trans­formaciones con respecto al modelo original y el proyecto del primer tanque de MAN, aprobado por el propio Hitler, salió de fábrica en enero de 1943, aunque contó con la colaboración de Daimler-Benz. Desde entonces, continuaron fabricán­dose estos modelos, pero nunca alcanzaron la cifra soñada por Hitler de 600 uni­dades al mes. Surgieron múltiples problemas. El motor y la transmisión no tenían la potencia suficiente para soportar el aumento de peso del tanque, la refrigeración por agua era insuficiente, el motor se incendiaba con facilidad y las llantas de las ruedas ocasionaron múltiples problemas. Cuando el tanque Pantera entró por vez primera en combate en Kursk en el mes de julio de 1943, se debió a la obstinación de Hitler y el resultado no pudo ser peor. La mayoría de las unidades quedaron fuera de servicio el mismo día que salieron de fábrica y muy pocos pudieron utili­zarse después. Los que quedaron indemnes se enviaron de nuevo a la fábrica para los trabajos de transformación. Los modelos posteriores subsanaron estos proble­mas y el tanque Pantera se convirtió pronto en un carro de combate superior al T- 34/76 y gozó de una gran popularidad entre las diferentes tripulaciones.

 

El casco era del tipo alemán convencional con un plato de glacis con dos ori­ficios, uno para el cargador y el otro para el conductor. El modelo G sólo tenía el orificio del cañón y el conductor debía hacer uso de un periscopio. La torreta tenía un buen nivel de inclinación, aunque con espacio insuficiente; no obstante, el comandante disponía de una cúpula adecuada. El mantelete era macizo con unos pequeños orificios para la metralleta y para el campo de visión binocular. La pro­tección era excelente desde la parte frontal. La suspensión consistía en ruedas interiores intercaladas montadas sobre barras de torsión, lo que convertía al tan­que Pantera en uno de los mejores carros de combate de la época. Tenía como inconveniente el que las ruedas interiores se helaban en la nieve de los inviernos rusos e inmovilizaban el tanque. El mantenimiento planteaba también algunos problemas ya que se tenían que desmontar las ruedas exteriores para colocar las interiores.

 

La dirección era del tipo hidráulico con frenos de disco y engranajes epicíclicos para cada banda de rodamiento, gracias a los cuales las bandas de rodamiento se podían parar separadamente cuando fuera necesario sin pérdida de energía. Era una adaptación del sistema Merrit-Brown aunque con un diseño más complejo. El cañón largo de 75 mm (con 79 cartuchos) podía penetrar en un plato soldado de 120 mm a 1.000 m y esto, junto a la protección del espeso blin­daje frontal, implicaba que el tanque Pantera podía permanecer a distancia de los tanques aliados y dejarlos fuera de combate sin sufrir daño alguno. El ejército estadounidense reconoció una vez que para destruir un tanque Pantera fueron necesarios cinco Sherman. Se habían fabricado alrededor de 5.000 tanques Pan­tera al final de la guerra. Con posterioridad a 1943, el ejército alemán necesitaba un gran número de unidades de tanques en vez de diseños perfeccionados. El diseño del tanque Pantera se simplificó para aumentar la fabricación. Los lados del casco estaban mejor soldados, el mantelete era más grueso para que los pro­yectiles no penetraran en el blindaje y se perfeccionó la caja de cambios para poder soportar más peso.

 

A pesar de su complejidad y del alto costo de fabricación, el tanque Pantera estaba bien diseñado y se podía considerar uno de los mejores tanques fabrica­dos durante la guerra. Al término de la guerra, los principales inconvenientes de este tanque fueron el motor de gasolina y algunas complicaciones debidas al dise­ño; sin embargo, constituyó un apoyo significativo al PzKpfw IV de las divisiones acorazadas y sólo pudo ser derrotado por la fuerza aérea aliada.

 

Tripulación: 5.

Armamento: Un cañón KwK 42 L/70 de 7,5 cm; dos metralletas MG 34 de 7,92 mm.

Blindaje: 20 mm como mínimo; 120 mm como máximo.

Dimensiones: 6,68 m de longitud; 3,3 m de ancho; 2,95 m de altura. (Estos datos se refieren al Ausf G.)

Peso: 44.800 kg.

Presión sobre el terreno: 0,88 kg/cm2.

Potencia con relación al coeficiente de peso: 15,9 caballos de fuerza/tonelada.

Motor: Motor de gasolina por agua refrigerada Maybach HL 230 P 30 V-12 con 700 caballos de fuerza a 3.000 rpm.

Características técnicas: Velocidad 46 km/h; velocidad campo a través 24 km/h; alcance 177 km; obstáculo vertical 0,9 m; trinchera 1,9 m; profundidad de vadeo 1,4 m; inclinación 35°.

Reseña histórica: En servicio en el ejército alemán desde 1943 a 1945. También fue utilizado por la Unión Soviética y Francia al terminar la guerra.

 

Por favor, registrese o inicie la sesión para poder dejar comentarios